Aunque la devoción a la Preciosa Sangre de Cristo está instituida como fiesta litúrgica el 1 de julio y fue fomentada por Juan XXIII en la carta apostólica Inde a Primis, el rezo de la corona de la Preciosísima Sangre de Cristo tiene un origen más reciente, en la revelación personal a Bernabé Nwoye en Nigeria (1997). En esta web podrás leer acerca de los mensajes recibidos por este joven católico y sobre la devoción a la Preciosa Sangre de Jesucristo. Nosotros te ofrecemos la primera traducción al latín, hasta donde sabemos, incluyendo la letanía y la oración de consagración.

Esta corona se reza con un rosario especial, que tiene la misma distribución que el rosario habitual, pero con 12 cuentas rojas en lugar de las 10 habituales por cada misterio, las cuales simbolizan las 12 tribus de Israel (Antigua Alianza) y los 12 apóstoles (Nueva Alianza). Su color rojo representa la sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Estas cuentas cuentas rojas están separadas por cuentas blancas, donde se repite la jaculatoria de inicio y final de los misterios («Ut pretiosus sanguis deplens de Sacro Capite Domini Nostri Iesu Christi…«).

Cada misterio corresponde a una de las llagas de la pasión. Después de enunciar cada misterio se deja una breve pausa para la meditación. Este rosario permite fácilmente enfocarse con devoción, ya que en esos breves segundos, el simple hecho de imaginar el dolor que cada instrumento de la pasión causaría en nuestro propio cuerpo, nos conmueve y nos acerca al sufrimiento con el que Jesús se entregó por nosotros.

Jesús prometió muchas gracias para quien rezara esta corona con frecuencia.

Estas son las 12 gracias prometidas por Nuestro Señor:

  • Yo prometo proteger de los ataques del maligno a quien devotamente rece este rosario.

  • Yo preservaré sus cinco sentidos.

  • Yo lo protegeré de una muerte súbita.

  • Doce horas antes de su muerte, beberá Mi Sangre Preciosa y comerá Mi Cuerpo.

  • Veinticuatro horas antes de su muerte, le mostraré Mis cinco Llagas, para que sienta un profundo arrepentimiento de todos sus pecados, y tenga perfecto conocimiento de ellos.

  • Quien rece este Rosario como novena, conseguirá lo que pide. Su oración será contestada.

  • Yo realizaré muchos milagros maravillosos a través del rezo de este Rosario.

  • A través de esta oración, destruiré muchas sociedades secretas, y liberaré muchas almas atadas, por medio de Mi Misericordia.

  • A través de este Rosario, salvaré muchas almas del Purgatorio.

  • Yo le mostraré Mi camino a quien honre Mi Preciosa Sangre con este Rosario.

  • Yo tendré misericordia de aquellos que tengan misericordia de Mis Preciosas Llagas y Sangre.

  • Quienquiera que enseñe esta oración a otra persona, ganará una indulgencia de cuatro años.

Descarga el texto de la Corona en libreto PDF